Análisis Resident Evil VII VR

Resident Evil VII fue uno de los juegos más populares del año pasado y no es para menos, ya que el cambio de tercera persona a primera persona nos ofrece una experiencia de inmersión que aumenta su disfrute a niveles muy altos. Viendo la popularidad de los juegos de realidad virtual en consolas y PC, Capcom decidió trasladar este Resident Evil a ese campo llevando la experiencia de inmersión a otro nivel. Al colocarnos el casco de realidad virtual y los auriculares viviremos el terror de una manera nunca antes vista en esta nueva versión de Resident Evil.

Resident evil VII, vuelta a los orÍgenes

¿Quién vive en una casa como esta? Es una pregunta que la serie de terror Resident Evil ha estado haciendo a sus jugadores desde 1996, cuando por primera vez nos encerró dentro de una mansión aristocrática a las afueras de la ciudad de Racoon, en algún lugar del medio oeste estadounidense. Allí, detrás de puertas crujientes y paneles de roble deslizantes, la respuesta fue una grotesca colección de zombis harapientos, sangrientos perros y aterradoras serpientes gigantes. Desde entonces, tanto la localidad como los lugareños han cambiado, desde una vieja aldea ¿española? en Resident Evil 4 el viaje polémico del quinto juego a unos sofocantes pueblos africanos.

Analisis-Resident-Evil-VII-VR_1

La pantanosa Luisiana es el escenario de este, el séptimo juego, que, gracias a la participación del escritor tejano Richard Pearsey (Spec Ops: The Line, 1979 Revolution) toma sus señales de la novela de ficción A sangre fria de Truman Capote y la película de 1974 La matanza de Texas. El protagonista Ethan Winters llega a las puertas de una casa abandonada al borde de un pantano fétido siguiendo el rastro de su esposa, presuntamente muerta, Mia. Dentro de la casa, encuentra a los Bakers, una familia de que vive en la miseria. Hay un cuervo muerto en el microondas. Hay una cascada de despojos en la nevera. Hay un ciervo destrozado en el sótano. ¿Qué más esperarías de una familia que construyó una morgue en el sótano?

Una nueva perspectiva

Con un cambio a una perspectiva en primera persona, Resident Evil 7 luce como nunca lo había hecho antes. De hecho, sigue rigurosamente el guión de los juegos de la seria. Está la casa complicada, con varias alas y niveles segmentados por mecanismos de bloqueo increíblemente artificiales, alimentados por llaves cada vez más ornamentadas. Hay monstruos enloquecidos por el virus que crecen en poder y apéndices a lo largo de la historia. Está la administración de inventario, que requiere que elija meticulosamente qué elementos llevar en esos enloquecidos periodos entre habitaciones seguras, lugares donde registra su progreso a través de contestadores automáticos con cassette.

En definitiva todo lo que siempre nos ha ofrecido y le hemos pedido a la saga Resident Evil está ahí pero han sabido darle un giro y un cambio de perspectiva que pensamos que al juego le sienta a las mil maravillas. Una vuelta a los orígenes muy acertada cuando la saga había perdido gran parte de su esencia en los últimos títulos.

Analisis-Resident-Evil-VII-VR_1

Impresiones sobre Resident Evil VII VR

Si en el apartado anterior comentábamos lo bien que le ha sentado el cambio de perspectiva, con la versión de realidad virtual han dado un paso más allá en cuanto a inmersión. Si bien en Resident VII los gráficos funcionaban a la perfección en términos de realismo ya que hasta las cucarachas y ratones de la espeluznante Mansión Baker estaban cuidados hasta el menor detalle, Resident Evil VII VR pierde parte de su encanto visual en una Playstation 4 estándar, ya que las texturas se ven un poco menos definidas y el movimiento sufre de un ligero jagging, pero en la poderosa PS4 Pro el realismo llega a unos niveles impresionantes gracias a la potencia del hardware a la hora de manejar resolución 4K por lo que hasta las manchas de sangre en las paredes tienen sus propias texturas. Un detalle perfecto que Capcom le colocó a Resident Evil VII VR es una especie de efecto desenfocado a los bordes que dan una sensación de que alguien o algo nos está persiguiendo en todo momento.

Otro detalle es que Resident Evil VII VR se siente como un demoníaco, aterrador y frenético viaje dentro de una casa del terror, ya que experimentaremos las vivencias de Ethan como siempre quisimos vivir un Resident Evil, y tal cuál como Shinji Mikami lo concibió en un principio cuando se estaba produciendo la primera entrega de esta exitosa franquicia.

Por el otro lado, los controles de Resident Evil VII VR permanece inalterados respecto a la versión tradicional, por lo que si hemos jugado anteriormente Resident Evil VII no tendremos ningún tipo de problemas a la hora de controlar a Ethan dentro de la Mansión Baker.

Analisis-Resident-Evil-VII-VR_1

¿Cuándo sale Resident Evil VII para Oculus Rift y HTC Vive?

Como todos sabemos Capcom anunció el año pasado que este juego sería exclusivo para Playstation VR durante un año. Esto hizo que todos los usuarios de Oculus rift y de HTC Vive se tirarán de los pelos. El pasado 24 de enero se cumplió el plazo y todavía no hay noticias por parte de Capcom de que se vaya a producir el lanzamiento para estas plataformas.

Aunque hay maneras que permiten jugar al Resident Evil VII en PC con unas gafas de realidad virtual, la gente está empezando a temerse que el juego se quede en un exclusivo para Playstation VR y no de el salto a las plataformas de realidad virtual de ordenador. Esto sería una pena ya que estamos deseando de probar una versión con toda la potencia que tienen los equipos actuales y no limitada por el hardware de la consola de Sony.

Analisis-Resident-Evil-VII-VR-3

En definitiva, Capcom hizo que Resident Evil VII VR se convirtiera en una excelente experiencia para los equipos de realidad virtual conservando la esencia de survival horror con resolución de puzzles, enfrentamientos con horribles criaturas y administración de nuestro inventario, pero esta vez dentro de una experiencia nueva y refrescante.

Escribe un comentario